De la Autoexigencia al Fluir

autoexigenciaEl día que me di cuenta de que llevaba un palo de escoba metido por el culete fue cuando decidimos romper mi última pareja y yo. Esta vez, no me enfadé con él, sino conmigo, por quién había sido yo con él. Aparentemente no se trataba de algo que me hacía sentir por encima de los demás o lejos de ellos, aunque ahora me doy cuenta de que sí, ya que cuando no puedes (quieres) ser tu misma difícilmente podrás estar cerca de la gente, y menos aún de los que más quieres. Desde la autoexigencia extrema, por muy humana que seas difícilmente transmites aceptación incondicional y amor a los demás, cuando no eres capaz ni de dártela a ti misma, sino la rigidez y el juicio que la acompañan, atrayendo a ti además, personas y situaciones que la despiertan.

Y aquí empezó mi viaje, me di cuenta de que nunca podría amar a alguien de otra forma de la que me amaba a mi, desde el vacío y desde la necesidad de llenarlo con algo de fuera o con alguien, ya que la autoexigencia que me acompañaba día a día, también se la transmitía a las personas que me rodeaban, tanto pareja, padres, hermanos, amigos, clientes, etc. Así pues, me comprometí conmigo misma a dejar atrás este patrón y alimentar una nueva forma de mirarme a mi y a los demás, así como de amarme y amarles.

Estuve unos días culpándome y fustigándome por este patrón que tanto me disgustaba, me quedé bloqueada e inmóvil ya que no sabía como seguir adelante con esto, sabía que podía cambiarlo pero no sabía cómo, vaya, lo que les acostumbra a pasar a mis clientes cuando llegan a la consulta o cuando se dan cuenta del porqué de lo que les pasa. Así que decidí buscar acompañamiento profesional que me permitiera ampliar horizontes, enfocar la situación desde otras perspectivas tomando distancia tanto de las emociones, como de los pensamientos y de la misma situación. También busqué el acompañamiento de mi red, tanto de la familia como el de mis amigas y amigos, conectando con mis raíces y mi esencia, y allí encontré el amor incondicional que me sirvió para inspirarme en el nuevo patrón que quería construir.

Aunque en realidad ya intuía que lo que aparentemente era “sólo” un patrón, tenía que ver con algo mucho más profundo, no fue hasta pasados unos días que me di cuenta realmente de ello. Se trataba de ir más allá, de ser yo misma, de mostrarme tal como soy, con mis luces y con mis sombras, ya que: Sí, tengo sombras. Estas también me hacen ser quien soy, forman parte de mi esencia. Y esto me recuerda al falso crecimiento personal, aquél que pretende convertirnos en seres perfectos cuando ya somos perfectamente imperfectos, no se trata de cambiar para ser mejor sino de mejoratree-of-abundancer para ser capaces de aceptarnos completamente.

Me di cuenta de que se trataba también de dejar de cumplir expectativas buscando reconocimiento, y en último instante, lo que todos buscamos, amor. Se trataba de quererme sólo por existir, por respirar, por SER, como me dijo una gran amiga y profesional, como si fuera un árbol. Un árbol que aparentemente no hace nada, y sin embargo con su respiración nos oxigena y nos permite nada más que la vida, nos conecta a la verdadera fuente de todo.

Así pues, decidí volver al origen, buscar en lo más profundo de mi alma y de mi ser, y lo encontré. Esto es algo que voy a guardarme para mi, pero sólo decir que el perdón acostumbra a ser un paso clave en estos caminos…

La verdadera magia de esta metamorfosis es que aunque sigo trabajando en ella, cada vez me doy más cuenta que voy dejando de hacerlo a la vez que lo hago, ya que la alternativa que me he propuesto es la de fluir, siendo yo misma, siendo.

Así pues dimito, me dejo llevar, me abro a la vida y al amor.

Nos vemos en el fluir.

Gràcies a TU per acompanyar-me fins aquí. No ho hauria pogut fer sense tu.


– ¿Quieres decirme, por favor, qué camino debo tomar para salir de aquí? – Dijo Ella

– Eso depende mucho de adónde quieres ir, si te preocupa poco hacia donde ir, poco importa el camino. -respondió el Gato.

– Ah, entiendo.. Pero yo ya sé hacia dónde quiero ir! -contestó Ella.

– Entonces, ya sabes qué camino tomar.. -replicó el Gato.


Últims comentaris

  • Gràcies bonica! Tu també m'has fet de referent en aquesta gran aventura i m'has acompanyat a obrir aquest camí. Una abraçada forta!! NU: on El Salt
  • Gracias preciosa! Ya sabes que eres un gran referente para mi de saltos y de plenitud!! Un superabrazo y arriba ese brindis!! NU: on El Salt
Name
Email *

NOVA MIRADA

639 875 054
Barcelona & Torredembarra