3 PASOS CLAVE PARA LA ACEPTACIÓN EMOCIONAL Cómo escuchar los mensajes de nuestras emociones

Una vez nos hemos dado cuenta que es imposible controlar lo que sentimos ya que las emociones tienen vida por sí mismas (están en constante movimiento, son cambiantes y además vienen a darnos un mensaje que nos suele ayudar a entendernos mejor, a transformar algo que nos bloquea y, en general, a estar mejor), en este post descubriremos algunas estrategias para poder escuchar estos mensajes y aprender a vivir con lo que sentimos de forma más útil y significativa para nuestro bienestar. 

Por ejemplo, si queremos dejar de sentirnos tristes necesitamos antes saber por qué nos sentimos así, qué viene a decirnos esta tristeza, qué hay en nuestra vida y en nosotrxs que hace que nos sintamos así, cómo podemos transformarlo, etc. Así pues, debemos aceptar y atender a este sentir antes de poder redefinirlo.

1. Observar lo que es

Este primer paso se traduce en poner atención a cómo me siento, a qué está sucediendo dentro de mí, especialmente a las sensaciones y reacciones corporales que tengo (palpitaciones, temblores, sensación de ahogo, de amplitud, de peso, dolor en alguna parte del cuerpo, siento que me tira para atrás, o para adelante, etc.). Se trata de registrar cómo se siente la emoción en nuestros cuerpos para acceder a ella de forma más directa. Así pues, cuando aparece la emoción nos vamos al sentir, a lo que nos pasa a nivel físico (si es que se puede separar de todo lo demás), y observamos lo que es tal como es. Poner las manos en la zona del cuerpo donde lo sentimos nos puede facilitar este paso. En el caso de la tristeza, podría ser un vacío en el vientre, una sensación de opresión en la garganta, etc.

Puede pasar que a veces no sabemos qué nos está ocurriendo, ni podemos identificarlo, o no nos damos cuenta en el preciso momento en que ha aparecido. Es totalmente normal y está bien, ya que suele ocurrir que muchxs de nosotrxs no nos hemos entrenado desde pequeñxs a estar atentxs a lo que nos pasa por dentro y no estamos habituadxs, pero es cuestión de práctica, todxs somos aprendices en ese sentido, y se trata de un proceso, de un camino a recorrer que nos se hace de un día para otro. 

“No es tan importante saber etiquetar lo que sentimos como poder escucharlo”

La meditación, mindfulness, o lo que sea que hayamos descubierto que nos ayuda a estar más conscientes en el aquí y el ahora (hacer deporte, mirar el mar, pasear por el campo, etc.), nos permitirá también estar más atentos a lo que sentimos y, en general, a todo lo que nos pasa por dentro.

2. Darle un espacio

Configura la parte clave de poder aceptar esta emoción, ya que le damos permiso para existir, sin luchar contra ella, para que se quede con nosotrxs el rato que sea necesario y, a la vez, sin engancharnos a ella. Nos puede ayudar a conseguirlo el pensar que que es nuestra amiga y que ha venido a ayudarnos, e imaginarnos que esa emoción se sienta a nuestro lado y que podemos mirarla e interacturar con ella. Siguiendo con el ejemplo de la tristeza, quizás ocurra que al dejarla estar con nosotrxs nos vengan ganas de llorar o de sacarla de alguna otra forma, está bien.

Es posible que no nos apetezca sentarnos con estas emociones y que queramos decirles que se vayan, ya que nos están incomodando, pero debemos recordar que  las emociones no son ni buenas ni malas (aunque durante mucho tiempo se las haya catalogado así), sino que todas tienen su sentido de ser y de llegar en este momento a nuestras vidas. 

3. Escuchar lo que dice

Quizás esta es la parte más abstracta de todas, aunque una vez ponemos en marcha este ejercicio y lo vamos practicando dia a dia, se vuelve algo natural e puede convertirse en un hábito de vida. 

Una forma de hacerlo es imaginarnos que le preguntamos a la emoción qué hace aquí, qué necesita, qué ha venido a enseñarnos, cómo podemos hacer lo que nos plantea, etc. Podemos hacer esas preguntas en voz alta e imaginarnos, desde la intuición (es decir, sin pensar demasiado ni dar muchas vueltas, sino de forma espontánea), que la emoción nos responde para así registrar lo que nos dice. En este momento, es muy posible que el sabio o la sabia que todxs llevamos dentro nos diga lo que necesitamos escuchar para estar mejor, sentir mayor bienestar, etc. En el caso de la tristeza, podría decirnos que nos falta hacer un duelo por alguna pérdida y dejarnos sentir ese vacío por un tiempo.

Después de este ejercicio es posible que sepamos cuál es el siguiente paso y cómo podemos actuar para hacer ese cambio. Si no es así, también podemos plantearnos que alguien nos acompañe a dar los primeros pasos en este proceso. 

Una vez acabamos el ejercicio, está bien dar las gracias a la emoción y a nosotrxs mismxs por haber abierto este espacio a sentir, compartir y crecer. También podemos decirnos que lo sentimos por no haberlo hecho antes si ha pasado un tiempo, y también recordarnos que nos queremos, y abrazarnos, si nos apetece, como una muestra de amor propio y reconocimiento. 

Personalmente, la aceptación emocional me ha ayudado a vivir de forma más tranquila y serena, a actuar con más coherencia, y, sobretodo, a entender y aceptar lo que siento y lo que soy. Por esos y muchos más motivos, sigo practicando y avanzando día a día en el camino de la aceptación emocional a nivel personal, y propongo muy frecuentemente estas estrategias en el acompañamiento profesional.

Culto al Cuerpo

El culto al cuerpo forma parte de nuestras costumbres desde prácticamente los inicios de la humanidad, después de satisfacer las necesidades más básicas, aunque parece que los griegos fueron los precursores de este ritual de manera más consciente y frecuente. Estar guap@ para agradarse a uno mismo y para agradar a los demás, sentirse bien con el propio cuerpo y modelarnos y adornarnos para resaltar nuestra belleza, parece que forma parte de nuestra esencia humana y de la de otros animales. Sin embargo, más recientemente, en algunos contextos se ha convertido en algo extremo y superficial, algo que se focaliza en las apariencias, en nuestra carcasa, fruto de un proceso de cosificación. Además, considerando al cuerpo como separado de la mente, del corazón, del alma y del sentir, de nuestras emociones, pensamientos y conductas.

dolor-control

Pero nuestro cuerpo es mucho más, es el reflejo de lo que tenemos por dentro, de cómo somos, cómo estamos, cómo nos sentimos y cómo nos relacionamos, de nuestra historia y de nuestros patrones, y sobre todo, de nuestras emociones. Existe una clara y directa conexión entre nuestra mente y nuestro cuerpo, nuestro corazón y nuestra imagen “externa”, se trata de un todo en uno, un todo global y conectado. Nuestro cuerpo nos habla de cómo estamos, de nuestro bienestar y también de nuestros desequilibrios, a través de los síntomas, dolencias, enfermedades, etc. Así pues, si aprendemos a escuchar nuestro cuerpo, así como lo hacemos día a día con pensamientos, opiniones y demás, nos acercamos a una vida más coherente, más consciente y más sana.

Este concepto no es nuevo, sino incluso más antiguo que la percepción dualista mente y cuerpo. Muchas de las filosofías y medicinas orientales, como la Ayurveda por ejemplo, conciben al ser humano como este ser conectado, como un todo que no está dividido en partes, sino como el todo que es más que la suma de las partes. Y parece que cada vez más esta manera de percibirnos está calando en nuestra sociedad, a través algunas disciplinas como el Yoga, Pilates, Artes Marciales, Meditación, etc. que cada vez ganan más adeptos aquí. Así pues, parece que nuestra intuición y el inconsciente ya saben que somos mucho más que un cuerpo desconectado (mucho, mucho más) y nos guían por los senderos que nos acercan a un ser más conectado y completo.

imagesAprender a escuchar nuestro cuerpo, a conectar lo que nos ocurre por dentro y por fuera, a ser conscientes y responsables de nuestra salud, a cuidarnos y curarnos, se convierte en una forma aún más profunda y efectiva de culto al cuerpo, al templo que nos acompaña durante toda nuestra vida. Se trata de un culto a la salud, al bienestar, a nuestros valores, a nuestra mejor versión en todos sus aspectos, y no sólo de la preocupación por lucir lo de fuera, una belleza superficial y desconectada. Comer bien, o más bien nutrirse, hacer deporte, estar en forma, etc. se convierten en una forma más de querernos, de estar en nuestra mejor versión y nuestro mejor momento, aquí y ahora. También de ser coherentes con lo que queremos, con nuestra vida plena, en lugar de autoexigirnos y regirnos por imposiciones de la sociedad, estereotipos, tallas o el peso ideal.

A continuación, el trailer de la película “El guerrero pacífico”, que muestra clara y hábilmente la conexión entre mente y cuerpo, entre el sentir, el pensar y el hacer, a través del proceso vital de un joven que descubre y conecta estas dimensiones de sí mismo.

 

Un regal molt especial

Benvingudes i benvinguts ARTÍFEXS!

Gràcies altre cop per l’experiència d’ahir, per les vostres aportacions i per la vostra fantàstica presència, va ser una tarda MÀGICA que entre tots vam construir. Gràcies als companys, professors, referents, amics, familiars, músics i demés que vam fer que la presentació dels nostres projectes s’omplís de caliu!

I tal com us vaig dir aquí el teniu, el vostre regal.

(“Causalment” el nom d’aquesta la cançó és: TRANSFORMATION)

D’aquesta manera, sempre que volgueu podreu reviure les sensacions d’aquest viatge a un lloc perfumat pel vincle, per la interacció entre diferències de tot tipus, el contacte amb la natura, els animals, les olors, la música, la integració… També podreu recordar i tornar a sentir les emocions de la tarda d’ahir, i seguir formant part d’aquest PROJECTE… Moltes gràcies!

Una màgica abraçada!